El orgullo de Roger de Llúria

Un blog perico desde la lejanía

lunes, octubre 22, 2007

25 años(IV): Regresa la Copa(1997-2002)

Se temía con razón el desembarco perico en Montjuïch, el miedo a que la gente no respondiera a un traslado traumático. El club lo sabía y quiso contar con el técnico que mejor rendimiento le había dado en los últimos tiempos: José Antonio Camacho; otro fichaje de renombre era el de Esnaider, ese argentino que vino a España de manos del Real Madrid pero que nunca triunfó en el equipo merengue. El inicio liguero comenzaba casi de la misma manera que aquella temporada de la UEFA: en nueve jornadas se había aupado merecidamente al segundo puesto a pesar de que se notaba ese hueco en el extremo izquierdo, el que había dejado Lardín.El equipo se desinfló a medida que iba pasando el invierno, alcanzando un discreto décimo puesto que, en ninguna manera, supuso miedo a mirar abajo pero también se veía que la UEFA se alejaba con cada mazazo-no fueron muchos pero suficientes- que cortaba el paso hacia arriba. Pero ese 97/98 tuvo otros momentos para recordar: la clasificación del filial al play off de ascenso a Segunda División, el debut de Sergio González o el premio Zamora logrado por Toni. Parecía que no pero se estaba cimentando el éxito que se vería dos años después.

Ese cimiento se basó en el grupo de jugadores del filial más algunos jugadores del primer equipo que jugaron la Intertoto: Tamudo, De Lucas, Sergio, Argensó, Capdevila, Morales, Soldevilla fueron algunos de los jugadores que fueron pasando hasta dos rondas(Brno y todo un Auxerre que imponía cierto respeto) y que cayó tuteando a un Valencia que sí había decidido tomarse en serio y con los mejores jugadores esta competición. El éxito consistió en que un grupo de jóvenes ganaban cierta experiencia fuera de las fronteras españolas y lo hizo bien. Muchos de ellos debutaron en la siguiente temporada y otros ganaron su continuidad en el primer equipo.

La temporada 98/99 comenzaba ilusionando a la gente. Una de las victorias de pretemporada fue ante la Juventus de Turín- el tanto marcado por Posse fue el inicio de una buena relación del argentino con la afición perica-. Sin embargo, el palo llegó, no sólo de un inicio malo, sino de la "espantá" de Marcelo Bielsa a la selección argentina tras la sexta jornada. La llegada de Brindisi fue el espaldarazo que necesitaba la cantera. Los resultados tardaron en llegar pero lo hicieron y bien(increible segunda vuelta-. La lesión de Serrano abrió las puertas para el regreso inmediato de Tamudo en el mercado de invierno tras su cesión al Lleida mientras otro refuerzo, sin llegar a triunfar del todo, Darío Silva. La pletórica segunda vuelta empezó en la tercera jornada(22ª)cuando el equipo venció al Atlético, la primera victoria que veía del Espanyol en el Vicente Calderón. Las seis victorias últimas fueron inolvidables porque se veía venir algo positivo. Aunque bajó el filial a Tercera, todo se achacaba al poco descanso que tuvieron y a que buena parte había subido a primer equipo. Esa temporada acabó con dos despedidas con cariz diferente: Toni y Capdevila se marchaban al Atlético pero el cancerbero lo hacía entre aplausos y Joan entre silbidos y pancartas críticas con su decisión de irse del club; los adjetivos de pesetero le han ido acompañando cada vez que ha pisado el estadio perico.

La temporada 99/2000 se presumía que debía ser diferente. En buena parte se debía a que era un año especial por ser el del centenario del club. Aquella fiesta fue inolvidable: la presencia de los ex, aquellos recuerdos del pasado, el nuevo himno perico y, por último, el 2-0 a Argentina. Con todo, los resultados no acompañaron al argentino Brindisi. Con el miedo a un descenso que frustrase un año memorable y con el deseo de acabar tranquilo, el club cesaba al técnico y regresaba Paco Flores al banquillo. Su primer partido de esta segunda etapa empezó con un importante 2-1 al Celta de Vigo en Copa del Rey. No se había pensado en la competición del K.O. pero ésta empezó a llamar la atención de afición, cuerpo técnico y plantilla. Eliminar a Celta y Compostela plantó al Espanyol en semifinales-hacía años que no se llegaba a ese punto-. Aquel 1-0 al Real Madrid en la vuelta de semifinales llevó el jolgorio a las gradas y, aunque se sufrió, el pase a la final abrió los ojos a más de uno: era el mejor modo de finiquitar un año de celebraciones. En la liga la competición se limitó a tranquilizar los ánimos e ir subiendo algunos puestos. Sólo hubo un pinchazo: el equipo dejó de pensar en la liga cuando se aseguró la salvación matemática y tenía la final a tiro. La final fue para todos los pericos, los presentes en Valencia y los que estábamos delante de la televisión, una alegría no exenta de sufrimiento: tras el 1-0 de Tamudo en los instantes iniciales, el juego fue atlético...pero temiendo menos el empate cada minuto que pasaba. El segundo gol fue la apoteosis perica aunque el holandés "colchonero" Hasselbaink paralizó un poco los nervios, más por miedo al propio equipo y su historia que a méritos del equipo rival. Otra pizca de Leverküssen desaparecía en el momento en que Arteaga levantaba el trofeo. Muchos pericos habíamos creído que el tren del triunfo pasó por el anden perico hacía doce años y no volvería...pero no fue así y la copa volvía a las vitrinas tras sesenta años.

La temporada 2000/01 fue discreta: un empate a uno en el Camp Nou en la Copa del Rey, insuficiente para seguir, fue de la pocas cosas interesantes que se han visto en una segunda parte en la que se osciló entre el 8º y el 12º. El equipo fue algo atípico: llegó un japonés que no brilló; Lardín regresó pero era un sombra del que fue; los hermanos García Junyent fueron como el sol y la luna, la luz(Roger)y la oscuridad(Óscar), el regreso de Benítez un año después de su lesión en el Calderón por una entrada desafortunada de Celso Ayala. El equipo salvó la categoría sin complicaciones, en la UEFA no se destacó mucho. COn todo, a pesar de la poca brillantez de esta temporada, lo mejor ocurrió en esta temporada: el médico del Glasgow Rangers descartaba a Raúl Tamudo para ser incorporado al equipo escocés: el regreso anhelado por la afición se hacía realidad y las lágrimas del delantero por su supuesta marcha desaparecieron con los aplausos de su presencia en el estadio y con su equipo de siempre.

Por desgracia, una decisión iba a tumbar la paz perica: a lo largo de la temporada 2001/02, las relaciones de directiva con Paco Flores se había agriado sobre manera. El club, embarcado ya en el sueño del nuevo estadio de Cornellà, decidió no renovar el contrato del mister cuando, quizás, lo más sencillo era seguir uno o dos años más. Los resultados no fueron malos pero el escaso feeling hizo turbulentas las últimas jornadas. Todo ello a pesar de ganar al Barça, Real Madrid y Deportivo de la Coruña y Bilbao en Montjuïch, entre otros. Esa supuesta renovación en caso de clasificarse de décimo en adelante se sabía que iba a ser papel mojado y eso se percibía. Los jugadores canteranos estuvieron con el mister pero la decisión estaba tomada. Como dato anecdótico de los jugadores del filial ascendidos al primer equipo-reflejo de dos años del filial optando por el ascenso a la división de plata- estaba Moisés Hurtado, uno de los mejores mediocentros de los últimos tiempos.

Esos cinco años marcaron dos hitos a tener en cuenta, a mi parecer: la posibiidad de creer en ganar títulos, algo que muy pocos creían- muchas generaciones de pericos no han podido disfrutar de esta bonita época- y el hecho de que la cantera perica comenzaba a tener no sólo presencia, como en años anteriores, sino también capacidad de liderazgo de los canteranos.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Emilio Corbacho said...

Bueno bueno, que currada. De aquella intertoto, creo recordar que incluso llegamos a fallar un penalty contra el Valencia. Bueno, lo paró Cañizares ( si la memoria no me falla.

Para mí, la copa de Mestalla supuso una liberación. Como tú dices, yo también pensé que el tren de los triunfos lo perdimos en Alemania y que nunca mas nos volveríamos a subir en el. Desde luego, yo soy de una generación que he vivido gran parte de estos 25 años, pero cuando pienso en los chavales que solo recuerdan al club en primera y con dos títulos y un subcampeonato de Uefa, es cuando me empiezo a creer que el club está llamado a meterse por fin en la creme de la creme del fútbol español.

7:00 p. m.  
Blogger Fernando J. Cansado said...

Pues con todo, creo que tenemos algo más ganado con respecto a ellos...los descensos, haberlo pasado canutas nos dará experiencia y perspectiva.

7:19 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home