El orgullo de Roger de Llúria

Un blog perico desde la lejanía

miércoles, octubre 24, 2007

25 años(V): Viviendo en el filo entre la alegría y el sufrimiento

Termino esta serie de episodios sobre los últimos 25 años del Espanyol, los que he vivido en primera persona siguiendo, aunque sea a lo lejos, la trayectoria de un equipo especial para mí.Cinco años que han alternado alegrías pero también sufrimientos hasta el último instante.

La temporada 2002/03 era la del intencionado cambio hacia mejor, aprovechando la inercia de los primeros pasos del estadio de Cornellà, pero salió mal, demasiado sufrimiento. La apuesta por Juande Ramos salió cruz desde el principio: es cierto que no hubo paciencia pero también soy de los que creen que una persona podrá triunfar con su trabajo en cualquier sitio pero las circunstancias son las que hacen si triunfa o no...y Montjuïch nunca fue sitio para el que ha acabado siendo técnico de moda...estaba escrito que no triunfaría. Su paso turbulento fue fugaz y cedió el puesto, entre litigios judiciales, a Ramón Moya. El paso del técnico de la casa fue discreto pero la planificación se sostenía mal. Con una mala clasificación y un futuro casi aterrador,la llegada, por tercera vez, de Javier Clemente salvó al equipo del descenso con una cierta solvencia para lo que se temía. De aquella temporada, el recuerdo es mayor acerca de los dos goles de Roger desde más allá del centro del campo, aquella victoria insolita en Málaga(remontar un 3-1 y convertirlo en 3-4) o una remontada épica en casa ante el Athletic(de 0-3 a 3-3)

Con la esperanza de no repetir lo ocurrido en la temporada anterior, se volvía a apostar por Javier Clemente. El técnico de Barakaldo realizaba por primera vez una pretemporada desde aquella 88/89 y el resultado para él fue aciago. Por parte del club se aprendió de aquella temporada y el cese llegaba en la décima jornada de liga- lo poco positivo de la presencia de Clemente fue el debut de Coro en Elche en la Copa del Rey). El fichaje del tarifeño Luis Fernández fue la apuesta para salir de una situación terrible...¡¡hasta 9 puntos de diferencia con el equipo que iba el 17º-primero que se salva-!!. El juego mejoraba poco a poco pues los resultados importaban más que el fútbol realizado: en dos semanas consecutivas, las victorias ante Mallorca y Real Murcia permitían el primer salto al 19º puesto. A falta de trece jornadas para terminar(2-4 ante el Real Madrid en el Estadio Olímpico), la salvación estaba a dos jornadas(6 puntos de diferencia).Esas dos semanas llegaron al instante y la salvación era segura en lo que correspondía al ánimo(aquel 1-5 en Vigo terminó de convencerles de la gesta). La victoria en casa ante el Deportivo de la Coruña sacaba tras más de treinta semanas en puestos de descenso. La salvación estaba prácticamente en Son Moix pero inexplicablemente se tiraba por la borda un 0-2 a favor y acababa 4-2. Se dependía de si mismo pero el miedo estaba más en la psique que en el propio juego. Ante el Real Murcia se jugaba el gran partido. A pesar de ir empate, durante unos 40 minutos se estuvo virtualmente en segunda y con la sensacion de volver a tardar más de lo mismo en cesar a Clemente...pero llegó el gol de Tamudo y el de Lopo unos minutos después.La salvación fue sufrida pero, al final, fue merecida. Con todo, se pedía un basta ya tras dos años de inestabilidad deportiva.

Lotina, estrella en su papel con el Celta de Vigo, llegaba a Barcelona con el objetivo de calmar el ambiente algo nervioso tras la salvación de última hora. Entre los refuerzos, llegaba el "hijo deportivo" de N'Kono, Carlos Kameni.Como dirían varios periodistas: esta vez tocaba UEFA, como si fuera una especie de ciclo permanente por el que, por generación espontánea, se hacía una gran temporada. En ese año se encontró con una Fiera más peligrosa de lo que había estado desde su llegada: Maxi Rodríguez estuvo pletórico en la temporada. El juego podría no ser brillante pero el equipo se ganó una imagen de equipo difícil de batir y se mereció formar parte de jugar la Champions tras una gran temporada.De aquella edición liguera se recuerda aquel hat trick de Maxi ante el Real Betis(1-4), el gran partido de De la Peña en el Sardinero-merecedor del 10 por don Balón-,etc. Sólo un mal recuerdo: aquel gol anulado en El Sadar y que le impidió llegar a la Champions. Se volvía a la UEFA por la vía de la posición liguera desde aquel 1987.

La temporada 2005/06 solo se puede catalogar de extravagante. El equipo fue irregular en extremo, llegó incluso a lograr unos resultados dispares que acabaron con un triunfo de la Copa del Rey...y un gol en el minuto 92 que evitaba el descenso a Segunda División. En esa línea no era de extrañar que el de Meñaka decidiera dar fin a su ciclo en el Espanyol. El equipo no era malo pero, a lo largo del año 2006 acabó dirigiendo su interés a la competición del KO a pesar de no tener suficiente banquillo: la UEFA resultó discreta y su eliminación fue dura...pero curiosa: de ese duro y humillante 0-3 ante el Schalke 04 se pasó a un 5-0 al propio Sevilla que unos meses después ganaría al equipo alemán y, posteriormente, la Copa de la UEFA.
Los resultados fueron tan dispares que se ganaba al Getafe en Copa(0-1) y unos días después se perdía en Liga 5-0; después se ganaba 0-2 en Cádiz para perder en Liga en el propio Carranza; lo mismo pasaría con el Deportivo de la Coruña(2-1 en Copa, 1-2 en Liga). De haberse repetido los mismos resultados de Copa en Liga se habría sumado más de diez puntos en comparación con los 41 en los que acabó. El equipo llegó a la final de la Copa del Rey...y cómo en Mestalla comenzaba fuerte. La clave del triunfo se basó en un minuto: el que pasó del empate maño al 2-1 de Luis García; luego, los dos goles siguientes remataron una final esplendorosa. Pero la Liga esperaba, la pesadilla liguera no había acabado aún ni lo terminaría hasta que el árbitro de la última jornada pitaba el final del partido. Aquel gol de Coro ante la Real Sociedad pasará a la historia como el tanto que impidió que un equipo descendido jugase la UEFA. En tres años se había vivido del abismo a la cima y de nuevo al filo del abismo.

Por último, la temporada pasada se esperaba buena y lo fue, a pesar de algún traspiés innecesario como el de Copa del Rey ante el Rayo Vallecano. No olvidemos que Ernesto Valverde, aquel jovencito extremo que venía del Sestao en el año 1986,volvía como entrenador al equipo que lo encumbró como futbolista; su inicio no fue brillante y muchos clamábamos-lo reconozco- el cese no por sus resultados sino por una falta de no trasladar la motivación a los futbolistas. Aquel 1-1 en Anoeta fue un resultado que impidió un cese. Desde entonces, el equipo empezó a crecer en Liga pero también en la UEFA(aquel pletórico 0-2 ante el histórico Ajax o el 6-2 al Zulte).La solvencia en Liga, sin llegar a la brillantez, se prolongó, en esta ocasión con consistencia, a la competición europea: el equipo llegaba a la final y venciendo otra pequeña resistencia de la historia perica como fue aquel 3-0 al Werder Bremen en la ida que recordaba al logrado ante el Leverküssen: en esta ocasión el resultado fue de 1-2 a favor del Espanyol. La final de Glasgow, como se ha dicho, es bien diferente de aquella maldita noche: se volvió a perder en la tanda de penaltis pero la imagen fue bien diferente. La temporada se finiquitó con un mal resultado ante el Deportivo de la Coruña...pero que escondía una doble celebración inicial: el gol que permitía a Tamudo superar a Marañón sirvió, además, para privarle la Liga al eterno rival, el Barcelona, en el propio Camp Nou.

Así pues, esta es el último capítulo de los 25 años de perico. Pero eso no significa que hay dejado de serlo. Ante nosotros se erige inmenso un Espanyol que ha pasado a ser protagonista de los diarios deportivos en los días de selección española( tras casi treinta aaño se volvía a tener tres espanyolsitas en una convocatoria), a tener bien presente que falta poco más de un añito para llegar a ese estadio de Cornellà que tanto nos ilusiona...y, como no, la racha que lleva el Espanyol en los últimos tiempos.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Emilio Corbacho said...

Sin duda, estos últimos cinco años han sido la mar de movidos. Bueno, en el Espanyol siempre lo son, a excepción de las épocas con Paco Flores en las que siempre acabábamos por la mitad de la tabla mas o menos. ( Mas abajo que arriba pero tranquilos al fin y al cabo)

11:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home